El Domingo de la gloria llegó y llenó Sevilla…

Avatar

Domingo de Ramos.

Siempre que hablamos de Domingo de Ramos, hablamos de hacernos sentir como niño. De jugar en la rampa de la Iglesia de El Salvador, de ir a ver La Paz por el parque María Luisa, de ir agarrado de tus padres en busca de las cofradías. Pero tampoco podemos olvidar de que el Domingo de Ramos, también podemos hablar de hermandades que no son tan niños y enamoran por donde pasan, como la Amargura y El Amor.

Este día ha marcado mucho el calor que ha dejado con temperaturas muy altas, y sobretodo, con retraso de las cofradías. Si hablamos del Domingo de Ramos, hablamos de la salida de La Paz, como de costumbre, ellos son los primeros en abrir sus puertas y echar la cofradía a la calle.

También podemos hablar, de un estreno del presidente del Consejo de Hermandades, Juan Manuel Moreno Bonilla, cuyo estreno se hacía con la venia de La Borriquita en Campana.

Todo lo sucedido iba bien, con un Jesús Despojado que con su andar y su finura, dejaba elegancia por donde pasaba a sones de unos instrumentos tan llamativos como son los xilófonos y con un repertorio más contemporáneo y clásico a la vez.

Pero ya llegando la Virgen de los Dolores y Misericordia, ya se iban marcando los minutos de retraso. La Paz, cuando llegaba su turno para poner su cruz de guía en la carrera oficial, Aún seguía pasando el segundo paso de Jesús Despojado.

La Cena, llagaba con un reestreno, que sería el de su templo. Una gran reforma que ha quedado esplendida en estos últimos meses donde tuvieron que residir mientras en la Parroquia de San Román, mientras que terminaban sus obras.

Y si hablamos de encanto. Es el que tiene la hermandad de La Hiniesta. Sones clásicos de Agrupación y elegancia en el palio. Callejones estrechos y devoción en cada esquina. Que hablar de esta cofradía, si lo tiene todo.

Pero también de encanto es San Roque. Cuando viene de vuelta y verlos pasar por Caballerizas. Una magnifica y gran joya que enamora por el paso de esta calle.

Y es aquí donde ya se van notando grandes diferencias en los retrasos, y se la llevó La Estrella. Con 25 minutos de retrasos, una cofradía muy comprimida en la calle Rioja, y un gran parón. Desde la salida, ya iban ligeros de tiempo, pero ya llegando a La Campana, se topó con un gran muro de San Roque.

Pero si hablamos de temprano, es La Amargura. Una imagen muy poco habitual en su salida. Y no digo que la cofradía saliese antes. Hablo de que con el cambio de horario y la Semana Santa muy tardía, el palio hizo su salida con la luz del día.

Y ya nos queda la última, tuvieron que retrasar su salida, pero no por motivos meteorológicos, sino por motivos de tiempo de paso. Ya que aún seguía el retraso en la carrera oficial.

Dejar un comentario