Entrevista a Sergio Sopeña Carriazo, candidato en la Hermandad de la Esperanza de Triana

Avatar

Sergio Sopeña Carriazo es actualmente, teniente de hermano mayor en la cofradía de la calle pureza. Es hermano desde el día de su nacimiento. Desde su niñez ha estado involucrado en la Hermandad, llegando a ser presidente del grupo joven. Por otro lado, ha sido auxiliar de la priostía. Asimismo, en 1997, José Manuel Campos López le ofreció formar parte de la Junta de Gobierno como Secretario Segundo. Posteriormente, en 2006, sería Adolfo Vela Rey quien lo requeriría para ser miembro de la Mesa de Oficiales, ocupando el cargo de Diputado Mayor de Gobierno, correspondiéndole el honor de organizar las salidas extraordinarias del Santísimo Cristo de las Tres Caídas en 2008 por el IV centenario fundacional de su primitiva hermandad y de Nuestra Señora de la Esperanza en 2009 por el XXV aniversario de su coronación. Por último, en 2012, le propuso Alfonso de Julios-Campuzano González que formase parte de su Junta de Gobierno como Teniente de Hermano Mayor, función que desempeña en nuestros días. Por otro lado, cabe recordar que fue coordinador de la exposición titulada “Un sueño de forja y cerámica para la Esperanza”, que se desarrolló con gran éxito en el año 2016 en la sede social del Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla.

¿Es un reto personal para usted ser hermano mayor de la Esperanza de Triana?

Ser hermano mayor de mi hermandad es, ante todo y sobre todo, un servicio que quiero ofrecer a los más de 13.850 hermanos que integran nuestra corporación, y sin esa vocación de servicio a esta parcela de nuestra iglesia diocesana nada de esto tendría sentido alguno. Puede considerarse un reto desde el punto de vista de cubrir las expectativas que te marcas a ti mismo cuando decides dar este paso al frente, sin duda, y creo que puedo dar la talla porque considero que estoy preparado, porque tengo el apoyo de mi familia y de mis seres más cercanos, y porque tengo un equipo que me acompaña y un programa que desarrollar.

¿Cuáles son sus principales proyectos respecto al patrimonio de la hermandad?

Con respecto al patrimonio material tenemos varios proyectos en mente que son perfectamente realizables durante el trienio en el que gobierna una junta en la Esperanza de Triana. Entre otras ideas, queremos ejecutar un proyecto artístico de adecuación integral de nuestra Capilla de los Marineros que consistirá en la realización de lienzos de grandes dimensiones, para la parte superior de la nave central del templo, en los que se reflejen distintos momentos de la vida terrena de la Virgen y su Hijo, así como encargar unos ángeles lampareros para el presbiterio, de lo que ya existe un boceto que en breve daremos a conocer. Y sin dejar a un lado todavía la capilla, no nos olvidamos del retablo del Santísimo Cristo de las Tres Caídas, pues consideramos que hay que avanzar para culminarlo planteándole a los hermanos en cabildo el policromado y estofado del medallón central realizado por Lourdes Hernández y que preside el ático de este altar, así como las cartelas y las figuras existentes en el mismo.

Por otra parte, deseamos adecuar el ropero para el ajuar de nuestros amantísimos titulares, y dentro de este punto tenemos en mente otros objetivos que nos ilusiones, como es la recuperación de la túnica bordada en oro sobre terciopelo granate, obra del Convento de Santa Isabel en los años sesenta del siglo XX, y que el Santísimo Cristo de las Tres Caídas no luce desde hace casi cuatro décadas, así como la reproducción de una antigua túnica bordada para este mismo titular y cuya labor sería promovida por el grupo joven, contando, como es natural, con el apoyo de la junta de gobierno, si bien anhelamos igualmente realizar una nueva toca bordada de salida para Nuestra Señora de la Esperanza.

De cara a la cofradía también queremos emprender varios proyectos, como la restauración del paso de misterio, que conllevaría la realización de unos nuevos ángeles atlantes para equiparar la valía artística de toda la imaginería de estas andas procesionales, y continuaremos con las labores de conservación, mantenimiento y restauración de la orfebrería del paso de la Virgen. Igualmente, queremos estrenar dos nuevas insignias, una para los tramos del Cristo dedicada a la Orden de las monjas mínimas de San Francisco de Paula, al haberse fundado en su convento la corporación primitiva de nuestro titular cristífero, y otra para los de la Virgen, que sería una conmemorativa de la virtud teologal de la fe, completando así la trilogía ya iniciada con la de caridad y después de la estrenada este año de la esperanza. Y se encargaría una pareja de faroles para acompañar a la reliquia de San Juan Pablo II.

¿Considera la caridad un ámbito muy importante para la hermandad? ¿Tiene algún proyecto para esta misma?

La caridad es fundamental. Los tres pilares de toda hermandad son culto, formación y caridad, y son ésta, los otros dos puntos pierden el equilibrio, forman un todo. Como hemos indicado en nuestro programa, “la caridad se ha de basar en el verdadero amor a Dios, que vive realmente en nuestro prójimo”. Así pues, entre otras cosas, queremos llevar a cabo un incremento de un 10% anual del sobrecoste de la labor asistencial con respecto a lo aprobado en el cabildo general. Por otro lado, somos muy conscientes en nuestra candidatura de que la crisis en la economía familiar aún no ha finalizado, por lo que estudiándose cada caso se procedería a la devolución de un porcentaje de la cuota a aquellos hermanos que acrediten encontrarse en situación de desempleo, una iniciativa que creemos que aún no se ha realizado en ninguna otra hermandad al menos de Sevilla. Vamos a mantener la “Operación bebé”, que continuará teniendo lugar a un mes vista de la festividad de la Esperanza, y que consiste en la recogida de productos alimenticios e higiene para aquellos padres y madres con niños de hasta 5 años de edad que requieran de esta ayuda, y a esta idea sumaremos otras como la recogida de juguetes sin estrenar, entre octubre y diciembre, para que con esta labor puedan estar presentes los Reyes Magos en los domicilios de tantos niños que, sin nuestra ayuda, les sería más difícil poder disfrutar del 6 de enero como se merecen…

Eso sí, la caridad para nosotros no es sólo lo material, y menos aún lo monetario, ya que queremos potenciar el contacto y la atención con los hermanos más veteranos, especialmente con aquellos que se hallen impedidos y no puedan salir de sus domicilios, de modo que sean visitados por algunos miembros de la junta de gobierno y así, a pesar de su enfermedad, puedan sentir la cercanía de su hermandad.

Y sin duda, la principal estrella de la corona de Nuestra Señora de la Esperanza es el centro de apoyo infantil, cuyo traslado a las nuevas instalaciones de la casa cedida en Pagés del Corro por el consistorio queremos hacer efectivo en caso de no haberse culminado en su integridad antes de las elecciones, aunque ya estamos a diez días escasos para ello, y además, adecuaremos en éstas mismas las dependencias de la bolsa asistencial, para que así toda lo que engloba la diputación de caridad de la hermandad esté unido en un mismo recinto y no disgregado. Sin dejar a un lado el centro de apoyo, emprenderemos el aumento de, al menos, un 15% en el número de plazas ofrecidas, y se creará una nueva unidad para el tratamiento del TDAH en la adolescencia, de modo que el aumento de la aportación económica de la hermandad será muy significativo para la adecuación de la necesidad de recursos derivada de la nueva situación de este centro y asociada al crecimiento del mismo. Y sobre todo, queremos que todos los hermanos de la Esperanza de Triana sientan esta obra social como algo suyo, porque lo es, pues sin ellos no sería posible esta labor que acometemos, por lo que nos preocuparemos en realizar y desarrollar una intensa campaña en los medios de comunicación vinculados a la hermandad en lo referente al centro de apoyo infantil, puesto que nuestro objetivo es integrar plenamente a nuestros hermanos en esta tarea y dar a conocer a la sociedad en general la labor que se realiza con todos los niños tratados en el mismo.

En su candidatura, ¿está en cuenta finalizar el retablo del Santísimo Cristo de las Tres Caídas? ¿Continuará el proyecto del museo-casa hermandad?

Del retablo del Santísimo Cristo ya hemos hablado con anterioridad, y como ya he dicho, seguiremos avanzando en este proyecto, pero contestando a esta pregunta concreta, no, no vamos a finalizarlo en su integridad, porque es un proyecto de hermandad, no del mandato de una sola junta de gobierno, por eso nosotros queremos avanzar en los aspectos que ya he reseñado previamente para que esta obra, que no está terminada, no se quede tampoco estancada.

Respondiendo a la segunda pregunta, en nuestra corporación jamás nos hemos planteado hacer una casa-museo. Nosotros tenemos nuestra casa, y en ella, en la planta baja, está el tesoro devocional, no queremos hacer un híbrido. El tesoro está funcionando muy bien, muchos expertos en la materia consideran que está a la altura de lo que se demanda desde el punto de vista museístico en nuestra ciudad, y queremos darle mayor difusión para que todo aquel que visite Sevilla acuda al tesoro, aunque eso sí, matizamos que a partir de ahora, si somos la candidatura elegida, los hermanos quedarán exonerados de pagar para acceder a un espacio donde se expone un patrimonio que es suyo, no tiene sentido que yo pague por entrar en mi propia casa. Y hablando de casa, sí queremos que nuestras dependencias tengan vida y no se limiten a ser un mero y frío lugar administrativo, sino que sea el verdadero hogar de todos los cofrades de la Esperanza y de su Bendito Hijo, sirviendo de punto de encuentro y convivencia entre todos. Es nuestro propósito habilitar un espacio para que los hermanos puedan departir y confraternizar cualquier día del año sin que ello genere entretenimiento o distracción en zonas de trabajo como la secretaría y la mayordomía, queriéndole asignar al grupo joven una estancia donde pueda reunirse, preparar sus actividades e incluso estudiar durante el horario de apertura de la capilla, si bien al coro se le adjudicaría igualmente un espacio donde puedan conservarse sus enseres con la dignidad que se merecen.

¿Qué opina sobre la ¨Madrugᨠy todas las criticas respecto a los horarios o medidas prohibitivas? ¿Cree que las más repercutidas por estas medidas son las hermandades?

Claro que las más repercutidas son las hermandades. Véase el ejemplo de lo que ha sucedido finalmente este año con el Martes Santo. Somos las hermandades de cada jornada, en este caso las de la madrugada del Viernes Santo, las que hemos de poner de nuestra parte para buscar una solución conjunta, y como no lo hagamos, está claro que el Consejo será el que tome la decisión y tengamos que acatarla. Sin perder jamás la solidaridad con el resto de cofradías que efectúan su estación de penitencia, todas debemos esforzarnos por mejorar la madrugada, pero sí es cierto que ya ha llegado la hora de que todas nos sacrifiquemos por igual, porque la Esperanza de Triana lleva ya más de un siglo haciéndolo, porque, primeramente, no vamos en el lugar que nos corresponde, segundo, porque al ir en el sitio en el que nos encontramos desde hace ya más de cien años, las cofradías han crecido y ya no vale el mismo organigrama, porque está ya más que agotado, y yo no puedo comprimirme más de lo que ya lo hago para que por detrás de mí pase una cofradía que ya regresa de la catedral mientras yo voy de camino a la carrera oficial, porque llega un momento que ni poniendo de a tres a mis nazarenos quepo en los metros de que dispongo desde donde se halla el paso de la Virgen hasta la cruz de guía, que está ya en Campana pero sin  pedir la venia porque aún está pasando la hermandad que va por delante de la que a mí me precede. Es que mis pasos arrollan a los nazarenos, los acólitos se colocan a los laterales de las andas… Y eso, lo siento mucho, pero no es digno para mi hermandad, ni para ninguna, pero es la mía la que pierde en ese aspecto la dignidad, y eso no puede seguir siendo así, porque la Esperanza de Triana es la más sacrificada, y eso ya tiene que cambiar, porque tenemos que solidarizarnos todas con todas por igual.

¿Qué opina sobre los acontecimientos ocurridos estas últimas madrugadas, en temas como la ocupación de la calle Pureza la tarde previa a la salida o diversos hechos que muchos cofrades de Sevilla califican de ¨Fanatismo¨? ¿Cree que han de ser reguladas estas actitudes?

Objetivamente, la educación es un concepto que se está perdiendo, pero no es las cofradías, sino en la sociedad en general, y las hermandades formamos parte de esa sociedad. Creo que debemos hacer un poco de autocrítica y poner todos de nuestra parte para mejorar esas conductas, aunque desde la última madrugada que fue agitada, la de 2017, parece que el pueblo de Sevilla ha madurado mucho más y, no es que se comporte mejor, es que sabe llamar la atención a aquel que no mantiene la conducta adecuada, y poco a poco se está perdiendo el miedo a salir esa noche a estar con las cofradías, como se ha estado de toda la vida de Dios.

Con respecto a la ocupación de la calle Pureza, el problema ha sido el que los grupos de amigos o familias que iban a “acampar” en la acera como si ésta fuese suya o se tratase de una pequeña finca o terreno de su propiedad. Me apena porque años atrás siempre ha habido gente cogiendo sitio desde horas antes para ver salir o entrar nuestra cofradía, y a mí eso me gustaba, pero si el CECOP considera que se han perdido las formas y hay que tomar medidas… La calle no es mía, ahí manda el consistorio. Yo quisiera ver la calle Pureza en la tarde del Jueves Santo como siempre la he visto, con gente esperando, cogiendo sitio, pero sin “acampadas”, y si la gente vuelve a tomar esa mentalidad, la que siempre fue, yo seré el primero que pida que dejen que el público coja sitio siempre y cuando mantenga las formas y la educación.

¿Cree que falta religiosidad en las hermandades de hoy en día?

Falta religiosidad en la propia sociedad, y como ya te dije antes, las hermandades las integramos personas que vivimos en esa sociedad. Por eso hemos de potenciar la formación, para que potenciemos la religiosidad y hagamos que Dios vuelva a estar más presente entre nosotros, no sólo en la hermandad, sino más allá de ella.

¿Qué opina de las bandas de música y la importancia que recibe en la Semana Santa? ¿Cree que son mero acompañamiento o debe de ganar más protagonismo?

Las bandas constituyen un sector muy importante dentro de la religiosidad popular, porque con su música embellecen nuestros cultos externos y dignifican a Dios y a su Bendita Madre. Pero el protagonismo está en Ellos dos, en Cristo y en María, y los demás los acompañamos, unos con cirio como nazarenos, otros con ciriales o incensarios como acólitos, también con costales para ser los pies de nuestros titulares cuando realizan sus recorridos por las calles… Y las bandas lo hacen con sus instrumentos musicales y sus partituras. Todos acompañamos a nuestras devociones, por el protagonismo es única y exclusivamente de Él y de Ella.

Respecto a la nueva banda de palio, ¿le ha gustado cómo se ha adaptado a la hermandad?

La banda de música de las Cigarreras ha sido ejemplar, con un cuidado y elegante repertorio y contribuyendo, en todo momento, al mantenimiento de la seña de identidad de nuestra cofradía, sin perder nunca la personalidad que la caracteriza, como tampoco la ha perdido en los últimos años con el anterior acompañamiento musical, porque como te decía en la respuesta anterior, la banda es un acompañamiento, que tiene su importancia, está claro, pero siempre y cuando todo el protagonismo en este caso lo siga manteniendo únicamente la Esperanza.

¿Qué le transmite la Esperanza de Triana?

Es, junto con el Santísimo Cristo de las Tres Caídas, mi principal y más honda devoción, la que me han inculcado desde la cuna, la que yo transmito ahora a mis hijos y la que comparto con toda la gente que me rodea y a la que quiero. Por lo tanto, Ella me transmite ese sentimiento que todo hijo siente por una madre, y más cuando Ella es la Reina, Madre y Capitana de nuestras vidas, como le cantamos en su salve.

¿Cree que puede ganar las elecciones?

Lógicamente, de lo contrario no me hubiese presentado. La decisión la he tomado yo solo, sin que nadie venga a buscarme, al revés, soy yo el que lo consulta con los suyos, con las personas más cercanas, y siento un apoyo importante.

¿Son sus miembros los mejores candidatos posibles?

Son los mejores candidatos, cada uno para la función que le ha sido asignada, y estoy no solamente convencido con mi equipo, sino muy orgulloso, y los hermanos que rodean a este equipo sienten exactamente lo mismo, por lo que considero que la candidatura es la mejor que yo podía presentar para nuestra hermandad.

Dejar un comentario