I Cartel “La Trabajadera”

Avatar

Hoy, 28 de Febrero, Día de Andalucía tenemos el honor de presentarles el I Cartel “La Trabajadera” realizado por Daniel Madroñal.

Sevillano de 25 años hermano de Montserrat y de la Macarena, estudió Bellas Artes actualmente tatuador, ha sido el encargado para trasmitir la Semana Santa de Sevilla en un lienzo. En sus ratos libres realiza encargos sobre algunos de sus dibujos que se pueden ver en la red social Instagram en su cuenta @damm.print

“Este cartel nace de la idea paisajística y fantasiosa que tiene un cofrade normal y corriente sobre su Semana Santa. En las alegorías, metáforas o interpretaciones existe un sinfín de iconografías con las que se puede componer una marcha o una pintura. Una pintura que, para ser cartel, no tiene el ya cansino, formato vertical.

Elegí varios acontecimientos que durante este 2019 ocurrirán, respecto al mundo de las cofradías; pero en primer lugar tuve que poner un protagonista. No hay duda de que la corona de espinas del Señor que vive en San Lorenzo es digna de ser protagonista ya que, junto con su rostro, es lo primero que sin querer miras. Detrás de Él, le sigue, como si de la noche más especial del año se tratase, un Centurión Macareno, que porta la mejor sentencia de que es primavera cerca de la calle Parras, el azahar.

Si miramos delante del Señor de Juan de Mesa, vemos una Verónica que anuncia una coronación, concretamente la Coronación de la Virgen de los Negritos, no un rostro cristífero, como estamos acostumbrados. Esta Verónica porta los colores de la corporación de Montserrat, ese azul tan romántico, también las nueve estrellas de las corbatas del palio invertido; hasta los leones, los castillos, las flores de lis, los acantos. Pero todavía la mirada del Señor nos hace mirar un camino difícil, de adoquines, y cuando un diputado de tramo toca con el suelo la vara quiere decir un domingo de ramos que de San Juan de la Palma viene un Silencio, o cuando cualquier Jueves Santo se funda el mejor racheo de un crucificado, siempre con túnicas blancas.

El destello de los cirios que nos lleva a nuestra Catedral de Sevilla sirve a la Fe, para manifestarse como meta, o como fin de lo que muchos llaman jugar a los pasitos, y otros la semana en la que Sevilla es el cielo, o eso intentan esos dos dados, la calavera y la serpiente de recrear; tal vez ese pecado inherente en las personas a manifestar las cosas, y posteriormente, a explotarlas hasta el exceso.

El Señor del Gran Poder es el protagonista, sí, tal vez porque tiene la misma mirada que el Señor de la Conversión, que cumple en este 2019, 400 años de su creación, o tal vez porque en 2020 el Señor de Sevilla estará en mi barrio, y vendrá descalzo, con su cruz o sin ella, pero vendrá a mi barrio, y para mi eso merece un protagonismo de más de un año.”

Daniel Madroñal Mora, 2019.

 

Dejar un comentario