La Divina Pastora volvió a bendecir a su bendito rebaño.

Avatar

En los últimos años, el crecimiento de la devoción pastoreña en Sevilla ha ido a más. Mayo huele a cada año a Capuchinos, y a la devoción del barrio hacia su Divina Pastora y su Pastorcillo.

Desde la Ronda Histórica, la Pastora recorrió las calles de su barrio. La Banda de Música de la Soledad de Cantillana, se estrenó en la tarde de ayer, siendo esta la sustituta de la Cruz Roja.

El auge de la devoción a esta imagen, se reúne principalmente en la calle Antonio Machín, donde los vecinos y devotos reciben a su Pastora con sevillanas, petalás y fuegos artificiales. Sonaron marchas como: “Encarnación Coronada”, “Pasan los Campanilleros” o “Coronación de la Macarena”.

En la entrada, el coro de la hermandad, entonó el particular “Soy Pastoreño”, himno de todos sus devotos.

Dejar un comentario