Sevilla renovó su voto al Cristo de San Agustín.

Avatar

Como cada 2 de julio, en el día de ayer se renovó el voto al Santo Crucifijo de San Agustín como Asilo y Protector de la Ciudad de Sevilla. Este crucificado reside en la Parroquia de San Roque, y fue el encargado de salvar a la ciudad de una epidemia de la peste, en el año 1649.

La historia de esta imagen es inmensa, ya en el 1314 teníamos indicios de la existencia del Cristo de San Agustín, convirtiéndose en una de las advocaciones más antiguas. Él y la Hiniesta podrían ser las imágenes más antiguas. Es una imagen de perfil gótico con pelo natural, que cae sobre el rostro del Crucificado. En 1649, Sevilla se ve afectada por una epidemia de la peste, una enfermedad bastante común en aquellos tiempos. Fue entonces cuando el Santo Crucifijo salió a las calles de la ciudad a la Catedral. Al día siguiente, cuando la imagen volvió a su sede, la epidemia cesó. También ha saciado sequías, aliviado inundaciones del Río Guadalquivir…

La imagen actual del Crucificado es de Agustín Sánchez en 1944 y es una réplica del desaparecido en 1936, en un incendio. El Santo Crucifijo salia en procesión hasta el 1896. Ha salido solo e incluso con imágenes de la Virgen y San Juan a sus pies.

El Cristo, a pesar del paso de los años, sigue despertando una importante devoción entre los Sevillanos. Cada 2 de julio, se celebra una función en su honor al que asiste la Corporación Municipal y la Banda Municipal da un concierto. El crucifijo preside la eucaristía en al altar mayor durante esa función en la que recordamos su devoción durante muchísimos siglos.

Dejar un comentario