Triana se volcó con el vecino más antiguo de la calle Pureza

En la pasada noche de ayer, lunes 4 de marzo, el Santísimo Cristo de las Tres Caídas fue traslado de vuelta a la Capilla de los Marineros tras presidir el Quinario en su honor en la Real Parroquia de Santa Ana. La imagen fue portada sobre andas y lució la túnica del IV centenario de la fundación de la Hermandad de las Tres Caídas, bordada por el Taller de Artesanía Santa Bárbara y portando cruz arbórea.

En los prolegómenos de la Cuaresma, Triana se congregó para acompañar al cortejo que salió tras la misa de 20 horas y que discurrió por el siguiente recorrido: Plazuela de Santa Ana, Pelay Correa, Vázquez de Leca y Pureza. La devoción y el fervor se manifestó, unido al sobrecogimiento. Como es habitual en este acto, cientos de personas acudieron a esta tradicional cita.

La banda de cornetas y tambores de San Juan Evangelista puso los sones al Santísimo Cristo, en un repertorio en el que se pudo escuchar clásicos como Cristo del Amor de Alberto Escámez, y marchas como “Mi Madrugá” y “La Pasión” de Manuel Alejandro González, “La Fe” de Francisco Ortiz y “Al cielo el Rey de Triana” de Rafael Vázquez Mateo y José Manuel Reina Romero.

El cortejo entró pasadas las 21:30 de la noche, cerrando uno de los momentos más importantes en estas vísperas para la corporación de la Madrugada, con la mirada puesta en el  que comenzará el la jornada de mañana, Miércoles de Ceniza.

Dejar un comentario