Un Martes Santo para el recuerdo

Las 11:45 h en el sevillano barrio del Cerro Del Aguila, la cruz de guía perfumada de corintos antifaces de terciopelo y capas blancas daba comienzo al sueño ya cumplido.  El señor de la Humildad, la Humildad De todo un barrio , por fin veía los primeros rayos de sol de su primer Martes Santo, por fin paseaba como bien desearon y soñaron cada uno de los vecinos de su barrio. Y junto a él, El señor Del Desamparo y Abandono y su madre, Ntra Señora de Los Dolores.

Poco después, Se oyeron las primeras Notas de “La Clámide Púpura” por la sevillana Puerta De Carmona. Pues su señor de La Salud y Buen viaje conjunto a su madre, Ntra Señora Maria Santisima de Los Desamparados, Salian otro año más a repartir lo que tanto pedían sus devotos por las calles de su ciudad.

Y en la Calzá, ya se sentia el compás de su cristo presentado al pueblo, de la sangre que tanto nos lava los pecados y de la Encarnacion divina del verbo.

Luces de cirios y cruces, ruán y esparto, la capilla se abre y La Buena Muerte  anuncia la llegada del cortejo universitario, que cruza sin más dilación con su madre, Maria Stma de La Angustia por la calle San Fernando

Cae la Tarde y El sol se va “Apagando”, Por Omnium Sanctorum el silencio ocurre cuando Pasa El Cristo de Las Almas acompañado de La Gracia y el Amparo que derrama su madre cada Martes Santo por Sevilla.

El sabor a barrio con historia, lugar embrujado, enamoradizo… En Santa Cruz Su Misericordia aliviaba a los  Dolores de Sevilla.

Y ya de vuelta, apenados, porque la Fé nunca pesa, La Candelaria por los Jardines con su llanto de cornetas  y compás sublime.

En la plaza de San Lorenzo, el Dulce perfume del Cielo, anuncia la entrada de su hijo Abofeteado a su templo.

Un Martes Santo Inexplicable,De Estrenos, De sueños, De Anhelos y Recuerdos… Todo Esto es lo que siente el pueblo.

Dejar un comentario