EL LOCUTOR || La CHICOTÁ de la Campana

En la Madrugada del 9 de abril de 1993, o mejor dicho: En la Madrugá del Viernes Santo de 1993, la muchedumbre aguarda ansiosa el paso por la Campana de los diferentes cortejos procesionales de la jornada. Después de Silencio, Gran Poder, Macarena, Calvario y la Esperanza; desde la Plaza del Duque a las sillas nadie se mueve, es más aun llegan más sevillanos a la espera de “LA CHICOTÁ”.

Comienzan a oírse los redobles de la Agrupación Musical Virgen de los Reyes, la que hasta este mismo año se había llamado Jesús Despojado. El paso se detiene por el Duque y mientras el maestro Juanma Martín se detiene a charlar con los micros de la radio, el público comienza a orar ante el semblante moreno del Señor de los Gitanos.

Suena el llamador del paso de Cristo de los Gitanos. Juanma Martín toma la palabra: -Ha llegado la hora de la verdad. -algo que todos sabían. -Por favor se lo pido a ustedes, no hacerme gritar. -arenga la voz de bronce del capataz gitano, sabedor de que una vez que el Señor revire no habrá vuelta atrás. El paso se levanta ante el puesto de prensa de la Plaza del Duque. La ronca voz de pescadero de Juanma comienza a llamar la izquierda adelante, la derecha atrás.

El señor, cabizbajo y con su túnica de terciopelo morado al viento comienza a revirar hacia la Plaza de la Campana. El cíngulo cimbrea de lado a lado, cogiendo a la perfección el compás de los primeros sones de “Perdona a tu Pueblo”. Este canto litúrgico ya es todo un clásico de las campanas gitanas. -Ole los que saben callar a la campana. -dice a sus hombres el capataz, Juanma Martín antes de que al romper la marcha se de la primera ovación por parte del público allí presente.

Cristo de los Gitanos en Campana 1993 - YouTube

Sigue revirando el Señor de los Gitanos, llamándose muy suavemente cuando ya suena la segunda marcha por parte de la A.M. Virgen de los Reyes. Suena “La Saeta” y el rezo inicial de la trompeta hace que un “Oh” resuene en la campana. Estamos ante la segunda ovación de la noche para el Cristo de los Gitanos. El Cristo ya encara el pasillo que le llevará hasta el palquillo. -Vamos a hacer esta Campana por los medios de información que hacen ver a tanta gente que no puede ver la Semana Santa. -la dedicatoria de Juanma Martín, unos instantes antes de que el Manué comience lentamente a andar de frente.

La voz del capataz pide que el trabajo sea más suave. El paso casi ni anda, solo el vaivén de la túnica acentúa el movimiento del paso. Y sin tonterías, tras una voz de su capataz y a la vez que rompe la Saeta, el Señor de los Gitanos continúa firme en su caminar, sin alterar el ritmo y provocando la tercera ovación de su paso por este enclave sevillano. Toda una cátedra costaleril de la labor de la trabajadera que desde San Román ha llegado, ahora sí, a la Campana.

Suena la tercera marcha, “Virgen de las Angustias” y el público se vuelve loco. Aplausos para el Señor y su banda. Cuarta ovación de la noche cuando pasados apenas diez minutos está por llegar al palquillo. La luz artificial que desde las farolas se cuela por la recta espalda del señor, comienza a evidenciar las lágrimas de muchas personas de las que aguardan su paso por la Campana.

-Lo andao es lo ganao. arenga Juanma a escasos metros del palquillo. Y una vez más, sin tonterías el Cristo de los Gitanos en su lento caminar levanta la quinta ovación de la noche, perdiéndose casi por completo para el público que lo esperaba en el Duque. Y antes de que termine la marcha, la sexta ovación que da paso a la cuarta marcha que hoy estrena la banda dirigida por Juan Ramírez Téllez: “Consuelo Gitano”, de Antonio Velasco. El paso lo marca el cíngulo que cuelga de la túnica del Señor. La manigueta del paso ya tapa el palquillo, pero el Señor sigue avanzando pasito a pasito, andando lentamente sobre los pies.

Juanma Martín sigue con su pregón de arenga, mezclando su afilada voz con el ronco metal de las cornetas, que junto a una temblada batería están callando a la Campana que sigue atónita cuando pasado el cuarto de hora, el señor llega al palquillo. El paso no se detiene. Levemente ralentiza su paso ante las autoridades y se produce la séptima ovación de la noche y la banda enlaza la marcha estrenada con otro clásico del Señor Gitano, “Costalero”. No se mueve un alfiler en la campana y en los balcones no se cabe. Sin alterar el paso, se produce la octava ovación. Solo los aplausos interrumpen el silencio del público.

El Señor se encuentra en la recta de la Campana y casi consecutivas, novena y décima ovación. El paso ya pasa el desvío de Velázquez y sigue lentamente de frente. Aplausos nuevamente y van once. Suena “Nazareno y Gitano”. -Aunque le dicen Manué… -cantorrea una señora a mi vera, visiblemente emocionada. No puede pasar desapercibido el gran trabajo de la banda Virgen de los Reyes que sigue sonando sin parar cuando en los últimos compases de la marcha se produce una nueva ovación. ¿Cuántas van? Aquí contamos ya doce. Y sigue el Cristo de los Gitanos, paso lento y sobre los pies.

Nuevamente el público se vuelve loco. El Cristo de los Gitanos ya empieza a revirar y suena la séptima marcha: “Himno de San Antonio”. La Campana se pone en pie cuando visiblemente más presto el paso del Señor de San Román se coloca de frente a la bocana de Sierpes. Son los últimos metros de una Chicotá con mayúsculas. Un momento tan esperado como sorprendente. Un exponente de lo que es nuestra Madrugá y de todo el arte Gitano que cada Viernes Santo se apodera de Sevilla desde San Román. Media hora de Chicotá, el Señor de los Gitanos queda en el sitio. En la bocana de Sierpes, ahí queó. Un servidor jamás podrá ser capaz de describir la extraordinaria ovación, la última de esta campana. Verdaderamente impresionante, los vellos de punta. Atronadora, sentida y emocionada ovación para el Señor de los Gitanos. Los sentimientos están a flor de piel y sin que haya acabado aun la ensordecedora ovación, el Paso del Cristo de los Gitanos da la faena por terminada y se pierde por Sierpes, al ritmo del tambor de Virgen de los Reyes y de los aplausos que no cesan desde una Campana entregada.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS