INVESTIGACIÓN || El Origen de ‘Pasan los Campanilleros’

Avatar
Por

Cuando suenan los primeras compases de “Campanilleros” todos sabemos que marcha es, incluso sabemos a quien esta dedicada, pero, realmente, ¿sabríamos decir el por qué de ello? el por qué de su nombre o la dedicación al Crucificado titular de la Hermandad de las Siete Palabras. Pues, sin mas complicación, veamos su explicación…

El origen de la Marcha

Todo el que pertenezca al mundo cofrade conocerá “Pasan los Campanilleros” aquella marcha que compusiera Manuel López Farfán en 1919, pero, si hablamos del origen de esta, debemos remontarnos cuando Farfán se integra en Soria 9, donde asciende a Capitán Músico Mayor del Regimiento de Infantería Soria 9. Junto a Soria 9 recorre diversas localizaciones por toda España, yendo frecuentemente a Castilleja de la Cuesta en pleno aljarafe sevillano, en este, realiza varios conciertos conociendo al famoso por aquel entonces coro de campanilleros de Nuestra Señora de la Soledad. Al Maestro Farfán quien había congeniado tan bien con este coro, le surge la idea de componer una marcha que incluyera una copla del mencionado coro, siendo elegida “En la Cima del Monte Calvario” que dice así:

“En la cima del Monte Calvario 

orlada de nubes, brillaba una Cruz. 

Y a sus pies, con el Santo Sudario 

esperaba María un rayo de clara luz.
 
Que luz era su Hijo Jesús, 

luz radiante que alumbra cielos y tierra 

y esparció en sus ascuas amor, caridad y virtud”.

 

Finalmente Farfán estrena la marcha “Pasa los Campanilleros” con este pequeño detalle al querido Coro de Nuestra Señora de la Soledad, dedicada al Crucificado de la Hermandad de las Siete Palabras.

Su estreno y su veto

Tras el palio de la Virgen del Socorro, un Domingo de Ramos de 1924, se estrenó en Sierpes la composición. El éxito fue sin precedente y tanto fue así que una vez dentro del templo, en el Salvador, se volvió a interpretó ante la repetida insistencia del público.

Sin embargo no se libró de crítica dado que se interpretó en la, Hermandad del Amor una cofradía austera, una composición muy llamativa. Existen declaraciones que afirman que las autoridades eclesiásticas sancionaban con multas y cierres de templo a las Hermandades que interpretaran esa marcha en la calle. Este hecho ocurrió también con composiciones como “Dulce Nombre” o “La Estrella Sublime”.

Se dio la ocasión de que la Hermandad de las Siete Palabras, en 1995 solicitó al Consejo de Cofradías tocar en Campana la marcha, a lo que le rogaron a la hermandad que no lo hiciera, lo que provocó el descontento de lo que no entendían el veto. Es por ello que en la Madrugá de 1996, la Hermandad de la Macarena a su paso por la Plaza de la Campana rompió el veto interpretando la composición, consiguiendo así la sorpresa de los asistentes a dicho momento.

Aunque a día de hoy, ese veto ya no existe y es totalmente impensable, las sucesivas modificaciones de la marcha han ido haciendo que no se escuche la marcha de forma completa, sino interpretándola de forma “corta”, ejemplo de ello se puede escuchar en la grabación de II Antología de Marchas Procesionales dirigido por Abel Moreno. Con ello podemos ver como evoluciona el mundo de la música cofrade y que, poco a poco, las composiciones ganan en riqueza y variedad que lo que hacen es engrandecer el patrimonio musical que tenemos en la Ciudad de Sevilla.

ÚLTIMAS NOTICIAS