Medidas de contención del Covid-19

La pandemia no da tregua, y ante la nueva oleada de contagios, la Junta de Andalucía ha promulgado nuevas medidas para la contención del virus. Dichas medidas, establecidas en el BOJA Extraordinario n.º 6 de 16/01/21, dispone que, en aquellos territorios con nivel 4 de alerta, el aforo máximo permitido para celebraciones y encuentros religiosos es del 30%. Por contra, en las localidades donde tienen niveles 2 y 3 de alerta este aforo asciende hasta el 50%. Para conocer la situación exacta en la que se encuentra cada municipio, la Junta ha facilitado una página web (pinche aquí para acceder a dicha página) en la que aparece, de forma actualizada, los niveles en los que está cada territorio. Asimismo, para la organización de actos de culto y/o actividades pastorales se atenderá a la privación de la libertad de circulación (toque de queda) en el período comprendido entre las 22:00 y las 6:00 horas. Si las autoridades modifican ese horario, la planificación de dichos actividades deberán adaptarse a lo que dispongan las normas.

En cuanto a las medidas impuestas por la autoridad eclesiástica, según el Decreto del Sr. Arzobispo de 17 de julio de 2020, debemos destacar:

  • El párroco o, en su caso, el responsable del templo, establecerá medidas destinadas al mantenimiento de la distancia interpersonal determinada por las autoridades civiles correspondientes. Asimismo, se deberá indicar en la entrada del templo el aforo máximo permitido, así como la obligatoriedad de utilizar mascarillas. Aparte, se ofrecerá gel hidroalcohólico o otro tipo de desinfectante en la entrada y salida, debiendo colocar dispensadores en un lugar visible.
  • Las pilas bautismales o las pilas de agua benditas estarán vacías, a no ser que estén tapadas. En caso de que sea necesario la administración del bautismo, se utilizará un recipiente al que no retorne el agua utilizada.
  • Se evitará el contacto físico con las imágenes sagrada hasta que la situación sanitaria lo permita, así como las autoridades competentes.

En cuanto a las medidas que se deben llevar a cabo durante la celebración eucarística, se ha de tener en consideración lo siguiente:

  • Se reducirá a lo mínimo indispensable el número de acólitos, lectores y demás ministros del altar, especialmente si el presbiterio es reducido. Además, dichas personas deberán proceder a desinfectarse las manos antes de desempeñar su tarea en el altar.
  • Tanto el cáliz como la patena y los copones deberán estar cubiertos con la palia durante la plegaria eucarística.
  • Durante el saludo de la paz, se evitará el contacto directo, debiéndose realizar en todo caso un gesto guardando las medidas oportunas.
  • La afirmación del sacerdote o ministro de la comunión: “el Cuerpo de Cristo” y la posterior respuesta del que comulga: “amén”, se pronunciará de forma colectiva antes de la comunión. Por tanto, la comunión se hará en el más estricto silencio.
  • Los que fueren a distribuir la Sagrada Comunión deberán desinfectarse las manos antes y después de la impartirla.
  • Si el sacerdote fuera mayor, o si así lo requieren otras circunstancias a juicio del celebrante, éste podrá designar ministros extraordinarios para distribuir la Sagrada Eucaristía.
  • Se exhorta a los fieles, en tanto en cuanto se mantengan los posibles riesgos extraordinarios para la salud de todos, a recibir con la debida reverencia, la Sagrada Comunión en la mano.

En la celebración de cualquier tipo de sacramento, especialmente si de forma general suelen congregar a un elevado número de fieles, se programarán de modo que puedan respetarse las normas impuestas por autoridades civiles y eclesiásticas, insistiendo en la necesidad e importancia de cumplir con un aceptable diligencia dichas reglas.

Finalmente, en los casos de celebraciones corpore insepulto, el aforo máximo permitido se ajustará a la normativa vigente y aplicable emitida por la autoridad civil competente.

ÚLTIMAS NOTICIAS