Montserrat vive el besapiés extraordinario de su Crucificado