SEVILLA || Asenjo dibuja una Semana Santa centrada en el Triduo Pascual

La Semana Santa 2021 será la segunda Semana Santa sin procesiones de la historia reciente de nuestra ciudad. Este hecho, provocado por la pandemia del Covid-19 se confirmó el pasado mes de diciembre, cuando desde el Arzobispado un decreto daba por suspendidos los cultos externos. Aún así, esta Semana Santa habrá una diferencia con la vivida en 2020 y es que, de momento no estaremos en casa confinados. Es por este motivo, que el debate sobre las posibilidades para una Semana Mayor en los templos estaba abierto hasta que las autoridades dijesen la última palabra. Y así ha sido, que en una nota emitida por el Arzobispo se han aclarado aspectos de la próxima Semana Santa.

Como ya anunció Asenjo en el decreto, la celebración girará entorno al Triduo Pascual y como no podía ser de otra manera, a las Redes Sociales.

Cuaresma

Para la Cuaresma, el Arzobispo recomienda celebrar los cultos de regla, siempre y cuando las indicaciones sanitarias lo permitan. También hace un llamamiento a la celebración de la Palabra y otras oraciones como el Vía Crucis, el Santo Rosario o la Corona Dolorosa y ejercer el sacramento de la penitencia.

Semana Santa

Lo primero que desglosa Asenjo en su nota que los altares de insignias y otros enseres quedan prohibidos. Si alguna Hermandad quisiese llevar a cabo, se recomienda que la realice en otra sala.

Otro punto sobre el que se había especulado mucho el montaje de altares efímeros. El Arzobispo permite entronizar las imágenes en altares efímeros de culto, siempre y cuando el párroco o director espiritual lo vea conveniente y la instalación del mismo no entorpezca la celebración del Triduo Pascual.

Las imágenes podrán exponerse en veneración extraordinaria, previa solicitud a la Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías, a propuesta por el cabildo de oficiales de la hermandad y con el visto bueno del párroco y director espiritual. Sin embargo, no podrán exponerse durante los días del Triduo Pascual por su carácter litúrgico.

En el día de la estación de penitencia puede celebrarse el acto de piedad y oración. Pero las celebraciones litúrgicas del Domingo de Ramos y Triduo Pascual quedan reservadas a la parroquia, salvo en los templos donde es costumbre su celebración.

El Domingo de Ramos, las hermandades celebrarán junto la parroquia la misa del Domingo de Ramos.

El Jueves Santo, junto a la parroquia se celebrará la Santa Misa de la Cena del Señor. Y en las Sedes Canónicas donde haya reserva del Santísimo, se invita a las hermandades a adorar el Santísimo Sacramento instalando altares con austera solemnidad. También se recomienda la organización de una hora santa.

Durante la Madrugá, se seguirá con la adoración al Santísimo pasada la media noche pero sin solemnidad por ser ya el día de la Pasión del Señor. Se permitirá la celebración de actos de piedad propios del Viernes Santo para esta noche.

El Viernes Santo las hermandades celebrarán también junto a su parroquia la Pasión del Señor. Después, en las Sedes Canónicas las hermandades podrán realizar diferentes actos de piedad como el ejercicio del Vía Crucis, adoración de las Cinco Llagas, ejercicio de las Siete Palabras y rezo de la Corona de los Siete Dolores.

Para el Sábado Santo, toda la Iglesia medita y permanece junto al sepulcro del Señor. Las hermandades podrán realizar de manera comunitaria el rezo de Laudes, así como otra hora canónica (Tercera, Sexta, Nona). También podrá realizarse la lectura evangélica del relato de la Pasión o el ejercicio del Vía Crucis.

Ya para la Vigilia Pascual, las hermandades se unirán una vez más a la parroquia para la celebración de la Vigilia Pascual.

 

Con todo esto, las diferentes hermandades de la ciudad seguirán estas indicaciones de Asenjo, siempre y cuando la situación de la pandemia y sus restricciones lo permitan.

ÚLTIMAS NOTICIAS