SEVILLA || El barrio del Cerro vive el besapiés de su crucificado