SEVILLA || El proyecto de José Antonio Fernández Cabrero

José Antonio Fernández Cabrero ha sido elegido, nuevamente, por los hermanos de la corporación de la collación de San Gil, convirtiéndose en el Hermano Mayor más votado en la historia de la Hermandad de la Macarena, con un total de casi 2.400 votos (2.390 para ser exacto), sacándole más de 1.100 votos de diferencia a Santiago Álvarez, con quien ya se enfrentó en las urnas hace 4 años, en los comicios de 2017.

En nuestro programa de radio del pasado 11 de noviembre mencionó el motivo por el que se ha presentado de nuevo a las elecciones, y es bajo la siguiente premisa: “me he presentado por responsabilidad, compromiso e ilusión. Hay cosas que han de ser continuadas que las cortaron la pandemia pero han de ser vueltas a la actividad”.

 

El proyecto de Cabrero se sustenta en tres pilares fundamentales, a saber: culto, formación y caridad; con el fin de “alcanzar, entre todos y sin dejar a nadie atrás, una Hermandad aún más fraterna, más caritativa y más social“. Asimismo, propone situar al hermano de la corporación en una posición más activa, siendo un miembro “colaborador, integrado en la vida de su Hermandad y copartícipe de su gobierno”, y para ello, se han comprometido a cambiar las Reglas de la cofradía en esta legislatura con el fin de “acomodar nuestra Hermandad al siglo XXI y a las nuevas exigencias de una Corporación con más de 16.000 hermanos y millones de devotos, con proyección internacional y referente en el mundo de las Hermandades y Cofradías”.

Otra propuesta importante que quiere llevar a cabo la Junta de Gobierno es el Área de Atención al Sufrimiento Moral de la Hermandad de la Macarena, que contará con profesionales con “acreditada experiencia que ofrecerán su atención gratuita” a aquellas personas que se encuentren con problemas psicológicos y morales. Asimismo, con el fin de cuidar del nazareno, “armao”, costalero y cualesquiera otros miembros que conforman el cortejo penitencial cada “madrugá”, incorporarán nuevas mejoras para la Estación de penitencia, entre las que destacan algunas ideas como:

  • Mantener la atención presencial al hermano una tarde a la semana para sugerencias, mejoras, quejas o aclarar dudas sobre la Estación de Penitencia. Dicha atención será prestada por el Diputado Mayor de Gobierno o sus enlaces.
  • Avance en los controles de acceso mediante códigos QR en las papeletas de sitio permitiendo entrar al cuerpo de nazarenos de una manera más ágil y rápida, evitando aglomeraciones en las puertas de entrada.
  • Incremento de los aseos y puntos de agua.
  • Ampliación de las zonas de formación de tramos para evitar aglomeraciones, acotando más calles del entorno de la Basílica, siempre de acuerdo con los vecinos y atendiendo a las indicaciones de seguridad del CECOP.
  • Estudio del posible fraccionamiento en el acceso a la Basílica según tramos para evitar a los hermanos largas esperas y garantizar las medidas anti-COVID19 en el interior del templo.
  • Espacio para la formación de los últimos tramos, habilitándose zonas para que estos hermanos –de edad avanzada en su mayoría- puedan sentarse y que así sea más cómoda la espera hasta salir.
  • Mantenimiento de los lugares de descanso y servicios exclusivos para los hermanos nazarenos y hermanos integrantes del cortejo durante la Estación de Penitencia.

Como mencionábamos al principio, uno de los pilares sobre los que se asienta la Hermandad es la caridad. En este sentido, proponen “ampliar la capacidad de atención de nuestra Asistencia Social e implementar nuevas áreas de actuación a las ya existentes“, asistiendo preferentemente a los hermanos de la corporación; y aumentando “el presupuesto de los recursos externos destinados a la caridad”. Asimismo, como ya nos comentó en la entrevista realizada a nuestro programa radiofónico (cada jueves a las 22:00h en Onda Capital y en nuestro canal de YouTube), van a impulsar el denominado “piso Esperanza Nuestra“, con el fin de alojar a los familiares de pacientes del Hospital Universitario Virgen Macarena que sean de fuera de Sevilla. Amén de lo citado, otro elemento de este pilar es “la cláusula caridad“, que consiste en que un porcentaje de cada actividad recaudatoria debe ir destinado a la caridad.

 

En cuanto a los cultos, Cabrero destaca que es una tradición que “la Hermandad está obligada a protegerla en toda su magnificencia y solemnidad, también en su personalidad e idiosincrasia, y a trabajar para darle aún más esplendor, todo ello ordenado siempre a mayor gloria de Dios y a un culto en espíritu y en verdad”. Cabe destacar que se incorporará a las nuevas Reglas que se pretenden redactar, un culto dedicado a San José, debido a la incorporación de una nueva talla del santo patrono, realizándose en la festividad de su onomástica (19 de marzo). Asimismo, para cuidar de los cultos, se pretende crear una Escuela de formación para monaguillos y acólitos con el fin de acceder a una formación cultural y litúrgica. Amén de ello, otro punto innovador es el deseo de organizar y participar “en cultos conjuntos con otras Hermandades, en especial aquellas que tienen como titular a la Virgen de la Esperanza Macarena”.

El otro pilar fundamental sobre los que se cimienta el proyecto es la formación, por lo que sumarán, a la actual Aula Permanente y al Plan General de Formación de la Hermandad de la Macarena, un Aula Virtual de Formación Continua y Permanente, “cuyos contenidos estarán segmentados según las edades de los hermanos permitiéndoles, además, tener acceso a material formativo de índole religiosa, litúrgica y cultural“. Además, se pretende realizar un nuevo modelo de jura de hermanos; así como incorporar un acto de imposición de medalla a los nuevos hermanos de entre 0 y 10 años -sin perjuicio de la jura a los 14 años de edad- y la celebración de un acto propio “para aquellos hermanos que cumplan los 50 y 75 años de pertenencia a nuestra Hermandad con la intención de que puedan disfrutar de un día tan señalado para cualquier macareno”.

De otro modo, tal y como afirmó en nuestro programa de radio, pretende que la juventud sea un baluarte y enseña de la corporación de la collación de San Gil. Para ello, quieren favorecer la participación de esos jóvenes en las distintas Comisiones creadas por la Junta de Gobierno, “con el objetivo de que su visión esté integrada en el gobierno de nuestra Hermandad”. E incluso se realizará un Grupo Infantil Macareno, compuesto por niños de entre 5 y 12 años, con el fin de “promover el encuentro con el Niño Jesús, pilar que mantendrá firme en sus vidas la devoción a nuestras Sagradas Imágenes y a transmitir a las nuevas generaciones el verdadero espíritu que debe impregnar la vida de la Hermandad”.

También destacan la importancia del patrimonio artístico y musical, bajo el compromiso de “cuidar, mantener y enriquecer el patrimonio como señal de respeto a tantos y tantos hermanos macarenos que procuraron lo mejor para su Hermandad y sus Sagrados Titulares”. Asimismo, ya han adelantado que, con motivo de la celebración del 125º aniversario de la fundación de la Centuria Romana Macarena, se realizarán numerosos actos.

En cuanto a las relaciones internacionales, cabe mencionar el proyecto de “convertir la Basílica en un centro mundial de peregrinación mariana” y retomar el hermanamiento con la Basílica de Guadalupe en México. Asimismo, crearán un área que se encargará de las relaciones con las Hermandades que tengan por titular a la Santísima Virgen de la Esperanza Macarena, tanto en España como en el resto del planeta, “con la voluntad de colaborar de manera fraterna en múltiples áreas y crear una comunidad macarena global”.

Por otro lado, una idea que es bastante relevante es la propuesta de crear una “Televisión Macarena” la cual será una “plataforma digital de evangelización, con parrilla y contenidos relacionados con la actualidad y con la historia de nuestra Hermandad, dedicada a fomentar la participación de los hermanos –sobre todo de los más alejados- en los fines de la misma”.

Finalmente, nos encontramos con un proyecto bastante innovador en el ámbito cofrade, que es el proyecto denominado “Macarena 0 emisiones” a tenor de la Encíclica del pontífice Francisco I “Laudato si”. Con dicha propuesta, se pretende la instalación de una planta solar fotovoltaica que genere energía sostenible para el autoconsumo de las instalaciones de la Hermandad, así como la creación de un Bono Social Eléctrico que “permitirá repartir la energía excedente entre aquellos hermanos que por diversas causas económicas no puedan hacer frente al pago de las facturas de su consumo”.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS