SEVILLA || El Santo Ángel recupera un crucificado del S.XVIII atribuido a la escuela genovesa

Andrés E. González Cienfuegos

La comunidad de los carmelitas descalzos del Santo Ángel sigue ampliando su rico patrimonio tras los cultos a la Virgen de la Salud. En este caso han tenido a bien acometer la restauración de un crucificado de tamaño académico atribuido a la escuela genovesa activa en Cádiz en el siglo XVIII, realizando la intervención el restaurador Carles Salafranca.

La pieza presentaba su máxima fragilidad en la unión de ambos brazos. Éstos se habían roto y sujetado con cinta adhesiva, creando riesgo de caída y erosión de la zona debido al adhesivo descompuesto de la cinta. Le faltaban varios dedos de la mano y presentaba varias fisuras y cazoletas, con riesgo de desprendimiento pero que no afectaban a la estabilidad estructural del soporte lígneo. Sí que era importante la suciedad acumulada y el amarillamiento general de la talla que ocultaba los matices de su policromía.

En una conversación con el diario ABC, la orden carmelita ha destacado que la congregación encargó en otro tiempo las mejores tallas genovesas que se han conservado en la provincia gaditana, como el Cristo de la Salud o la Virgen de Portaceli.

La intervención de Carles Salafranca se ha basado en una consolidación estructural, así como devolución de la planimetría de las cazoletas; el reforzamiento de las roturas de ambos brazos, así como la sujeción del Cristo a la cruz y la reparación de la corona de espinas. Por último, se rellenaron los faltantes de soporte con resina epoxídica bi-componente y se finzalizó la protección de la talla con barniz a base de resina acrílica de efecto satinado aplicado mediante spray de Lefranc & Bourgeois.

ÚLTIMAS NOTICIAS